martes, 7 de febrero de 2012

La Diputación de Castellón anuncia que no hará ninguna intervención en la CV-200 de Castellnovo

Castellnovo ha recibido esta semana la visita del presidente de la Diputación, el Ilustrísimo Señor Don Javier Moliner Gargallo, con la intención de reunirse con el equipo de gobierno y conocer de primera mano las necesidades de la población. 
Sin embargo, el resultado de la visita no ha resultado tal y como esperaba el gobierno municipal cuando el presidente ha anunciado que el actual acceso por carretera a la población (considerado como muy peligroso) no será mejorado, contradiciendo la promesa electoral que realizó el Grupo Popular de Castellnovo en las pasadas elecciones a sus vecinos.

Precisamente el nuevo gobierno municipal del PP de la localidad fue el que eliminó el cartel que advertía de la peligrosidad de la carretera y de la responsabilidad de la misma a la Diputación Provincial de Castellón por ser la propietaria, acción que fue considerada muy polémica entre la población.
Tanto la carretera CV220 desde Segorbe hasta el municipio como la travesía que lleva a Almedijar son propiedad de la Diputación de Castellón y consideradas vías de especial peligro. La carretera de Castellnovo tiene curvas muy cerradas, sin arcenes y con zonas de riesgo que provocan accidentes entre sus usuarios y el anterior gobierno socialista de Castellnovo llevaba años reclamando a esta entidad la necesidad de mejora en los accesos a dichas vías.

Esta visita deja en entredicho una de las promesas electorales más potentes que utilizó el Partido Popular de Castellnovo para ganar las últimas elecciones, junto a la promesa de construcción de un nuevo colegio.
El nuevo colegio lleva más de doce años siendo reclamado por las autoridades socialistas y AMPA y la resistencia por parte de la Generalitat durante estos años se cree que se debía a un castigo por ser uno de los bastiones socialistas de la comarca del Alto Palancia.

La noticia del incumplimiento de mejorar la carretera ha decepcionado a la población y al propio gobierno municipal que esperaba que su visita significara el anuncio del cumplimiento de alguna de estas dos grandes promesas electorales. Javier Moliner, ha comentado que conoce las necesidades del Castillo de Castellnovo (actualmente en estado de ruina) para conseguir el 1% cultural y que intentará respaldarlo desde la Diputación Provincial.