domingo, 6 de marzo de 2011

La peligrosidad de la carretera obliga a modificar la velocidad en su paso por Castellnovo

La peligrosidad de la carretera CV-200 y, especialmente en el tramo en el que atraviesa el pueblo de Castellnovo, ha obligado al Ayuntamiento de la localidad a limitar la  circulación a 30 km/hora, ya que algunos conductores superan los limites establecidos aumentando el riesgo de accidentes en la población. La velocidad será controlada por radar en todo el municipio de Castellnovo.

La entidad local informa de la obligación de adaptar la circulación a esta velocidad para proteger a los vecinos que atraviesan a pie algunas de estas zonas peligrosas. De hecho el Colegio Público Navarro Reverter está situado en una área de mala visibilidad y esto ha hecho prioritaria la colocación de carteles informativos para evitar posibles accidentes con escolares y residentes. 
Tanto la carretera CV220 desde Segorbe hasta el municipio como la travesía que lleva a Almedijar son propiedad de la Diputación de Castellón y consideradas vías de especial peligro. El Ayuntamiento de Castellnovo lleva reclamando hace años ante esta entidad la necesidad de mejora en los accesos a dichas poblaciones. Las autoridades locales han vuelto a solicitar recientemente a la Diputación Provincial de Castellón que ponga los medios adecuados para evitar accidentes, como instalar bandas reductoras de velocidad, que obliguen a los conductores a disminuir la velocidad en los lugares mas peligrosos.
El Ayuntamiento ya colocó hace unos meses otro cartel de advertencia para circular con precaución debido a la peligrosidad de la vía y donde se informaba que la responsabilidad de dicha carretera correspondía a la Diputación Provincial de Castellón. Este cartel fue misteriosamente robado tras su colocación y el Ayuntamiento tuvo que sustituirlo por otro.