martes, 3 de julio de 2012

Cambio de sentido de circulación de la calle Portal

 Nuevas normas de tráfico en Castellnovo.

     A partir de ahora se ha cambiado el sentido de circulación de la calle Portal, y pasa a ser de único sentido por lo tanto solamente queda como dirección únicamente de entrada al pueblo, siendo imposible salir del municipio por esta calle como siempre se había hecho.

Asi las cosas, parecería que desde el ayuntamiento no se han dado cuenta del problema que han creado cuando, por ejemplo,  un vehículo situado en la plaza del ayuntamiento tiene que salir del pueblo con dirección a Segorbe, debe llegar hasta al cruce de la calle Portal y C. Pérez, donde se le ofrecen dos alternativas, pero las dos son malas.

O se dirige por la calle S. Antonio y sube toda las cuesta hasta llegar a la carretera.

O bien opta por salir  dando toda la vuelta al pueblo por la calle abajo, la calle Iglesia  hasta la calle Almedijar  en busca de la carretera de Segorbe.

La calle Portal  es una de las pocas calles del pueblo que permite un sentido de doble circulación con lo que todos nos evitaríamos estas absurdas molestias, que suponen tener que dar unas vueltas innecesarias por las calles del pueblo.

Por otra parte la desorganización reinante en el ayuntamiento con estas medidas ha hecho que ni se avise a los vecinos con antelación y que pudieran dar su opinión. Y ni siquiera se han colocado placas en los accesos a la calle Portal ni por la calle Extramuros ni por el Morajet, con lo cual cualquier vehículo que acceda a la calle por estos dos puntos puede circular en dirección contraria ya que ninguna placa se lo prohibe.


La calle Portal es el más importante punto de entrada y salida del pueblo. Con lo cual impedir uno de los dos sentidos de circulación de vehículos supone que se produzcan situaciones más problemáticas y peligrosas que las que realmente se intenta solucionar.

Recientemente se pintaron dos líneas amarillas sobre los adoquines del pavimento, con la intención de que no se aparcase en toda la calle.

El efecto no pudo ser peor pues no solo no se consiguió que no se aparcase, sino que además las marcas amarillas convirtieron la entrada al pueblo en una especie de "pista de aterrizaje" que además del mal gusto estético destrozó totalmente la imagen de pueblo que proporcionaban los adoquines de la calle.



Otra dirección prohibida se ha colocado en el acceso a la calle de la Iglesia, para que sea dirección única. Pero la placa se ha colocado tan alta que muchos conductores no se dan ni cuenta de la prohibición y continúan circulando por esta calle sin darse cuenta de que están incurriendo en una ilegalidad, que les puede traer malas consecuencias.
Con estos criterios todas las calles del pueblo deberían ser de dirección única.

No deberíamos olvidar que vivimos en un pueblo, con unas calles con limitaciones de amplitud reducida pero que seguramente es preferible circular con precaución  y tener un poco de paciencia cuando nos cruzamos con otro vehículo, a estar constantemente prohibiendo circular en un sentido o en otro.

Lamentablemente estas decisiones las sufrimos quienes vivimos en el pueblo todos los días todo el año