domingo, 15 de mayo de 2011

El Ayuntamiento de Castellnovo procede al derribo de un edificio abandonado declarado en estado de ruina

El Ayuntamiento de Castellnovo ha procedido al derribo de un edificio declarado en estado de ruina ubicado en la calle principal de entrada al municipio para evitar problemas de desprendimientos en una zona con gran afluencia de paso de peatones y vehículos.

Este edificio abandonado ha venido ocasionando problemas de seguridad desde hace años, pero en esta última etapa habían aumentado los problemas de desprendimientos. A esta situación de inseguridad ciudadana se añadió el hecho de que el propietario del edificio abandonado falleció sin testamento, lo que dejaba el edificio sin ningún responsable de su mantenimiento y como consecuencia de esto, si hubiera alguna persona accidentada por los desprendimientos la responsabilidad caería sobre el propio consistorio.

Es por ello, que con fecha 12 de junio de 2.010 ya se comunica al Juzgado la situación del estado del edificio con los consiguientes informes oficiales del arquitecto municipal que confirmaban el estado ruinoso de la casa. La Audiencia Provincial de Castellón resolvió después de analizar los informes técnicos favorablemente para que en el plazo de un mes se ejecutará el derribo del edificio. Según la sentencia de la Audiencia Provincial de Castellón del Juzgado Contencioso Administrativo nº 2 en el auto nº 96. para la ejecución del Decreto Nº 63/10 de fecha 15 de Julio 2.010 el juez ordenaba tanto las acciones de apeo y apuntalamiento de protección así como autorizaba el derribo del mismo ante la amenazada probada del estado de ruina, de forma subsidiaria, ya que es un inmueble sin propietario.

Esta semana se procedió a la ejecución de dicha sentencia para evitar los posibles riesgos para las personas y las cosas que pudieran derivarse del actual estado de ruina del edificio. Además de todas las acciones preparatorias del derribo se ha procedido a retirar aquellas cosas y utensilios, que pudieran tener algún valor, para conservar estos enseres y ponerlos a disposición de quien corresponda, si en el futuro alguien se constituye como legitimo propietario del mismo, ya que lo parientes vivos exceden del tercer grado de consanguinidad y por tanto carecen de derechos sucesorios.

Frente a las críticas de la oposición que en plena campaña electoral ha utilizado esta acción para criticar la labor del gobierno local,  el Ayuntamiento quiere recordar a sus vecinos que en todo momento ha actuado con arreglo a la legalidad, basándose en todo momento en los informes técnicos y jurídicos que ordenaron estas actuaciones. Todo ello con el único fin de evitar cualquier riesgo para sus vecinos y cuidar la seguridad de las personas y objetos, ya que si se produjera cualquier accidente por un desprendimiento la responsabilidad recaería en el propio Ayuntamiento al ser un edificio abandonado y sin dueño.