domingo, 23 de junio de 2013

PRIVATIZACIÓN DE LOS REGISTROS CIVILES







El Ministerio de Justicia está estudiando la modificación de la Ley del Registro Civil que pretende que tengan la condición de Encargados de las Oficinas del Registro Civil, los Registradores de la Propiedad, quienes realizarán los trámites que actualmente se vienen prestando gratuitamente en las oficinas del Registro en los Ayuntamientos. 

Es decir  “lo que ha sido un servicio público y gratuito para todos los ciudadanos hasta ahora, va a acabar siendo un negocio para unos pocos”.

 Así, en  las poblaciones más pequeñas como Castellnovo, en las que actualmente existen juzgados de paz, se dejarán de realizar los actos propios del registro civil.

Además, los matrimonios en forma civil se celebrarán ante notario, quienes realizarán todas las gestiones necesarias para su autorización.

Por lo tanto “en consecuencia, todos los ciudadanos tendrán que pagar un arancel al Registrador de la Propiedad o Notario, por las partidas de nacimiento, defunción, matrimonio y todo tipo de actos que actualmente son gratuitos y que afectan a la esfera más íntima de derechos y voluntades de los ciudadanos”. “Si tenemos en cuenta que todos los ciudadanos hacemos uso de este servicio varias veces a lo largo de nuestra vida, esto va a suponer un incremento innecesario e injustificado para nuestros ya maltrechos bolsillos”.

El Registro Civil ha sido un servicio público y gratuito para todos los ciudadanos desde 1870, y que fue modernizado en 2011 con la digitalización de todos los libros del registro desde el año 1950, lo que supuso una inversión de 129 millones de euros, mejorando la calidad de este servicio que, en la actualidad, es uno de los mejor valorados dentro de la Administración de Justicia. 


Por estos motivos, el grupo socialista de la Diputación Provincial ha registrado una moción para manifestar el rechazo a la pretensión del Gobierno de privatizar el Registro Civil y de transferir su gestión a los Registradores de la Propiedad y Notarios, como también “expresar nuestra oposición a que el ciudadano tenga que pagar por un servicio que, desde hace 150 años, se viene realizado de forma cercana, pública y gratuita”.


En Castellnovo estamos seguros que la alcaldesa no hará absolutamente nada por intentar mantener este servicio dentro de la esfera de lo público, y de forma gratuita.