lunes, 30 de agosto de 2010

Castellnovo – Noche de disfraces 2010

Cada vez la noche de disfraces adquiere mayor relevancia y participación dentro del programa de las Fiestas Patronales de agosto. Los habitantes de Castellnovo han convertido esta manifestación carnavalesca de estío, en un clásico que congrega numeroso público de todas las edades y hacen de cada indumentaria, una obra de arte, imaginación y  elaborado trabajo, ya que la mayoría de los atuendos son de realización artesanal y casera.
Desfilar por las principales calles del pueblo en fogosa explosión de alegría, es unos de los momentos más atractivos para los participantes, que se congregan en el ‘portal’ y culmina en el espacioso entorno de la calle Malara, (junto al polideportivo).
(Disfraces Castellnovo 2010)
(Disfraces Castellnovo 2010)
Llegado el momento de los premios la expectación es mucha y la suerte variada, pero siempre acogido con acatamiento y corrección el fallo del jurado, que este año 2010 se lo pusieron verdaderamente difícil por la calidad e innovación de los mismos.
(Primer premio disfraces Castellnovo 2010)
(Primer premio disfraces Castellnovo 2010)
El primer premio, correspondió al cuento de Heidi y las ovejas y el segundo al grupo de domadores y tigresas.
(Segundo premio disfraces Castellnovo 2010)
(Segundo premio disfraces Castellnovo 2010)
Sabido es, que desde la prehistoria el ser humano, por diferentes razones, ha tendido a buscar disfraces o camuflajes en muchas de sus actividades por ejemplo: la ‘caza’, práctica que con frecuencia realizaba cubierto en pieles de animales, ramas y otros, para conseguir acercarse a su presa sin levantar sospecha.
Es en la Antigua Roma cuando por primera vez se usan con fines festivos, para sus festejos llamados saturnales (en honor al dios Saturno).
Queda claro, que esta fiesta que hace unos años fue una tímida iniciativa, en la actualidad esta consolidada y lo importante no es ser los mejores, sino estar juntos y participar en la ‘Mágica noche de disfraces de Castellnovo’.

Textos y fotografías: Francisco Ponce