jueves, 9 de agosto de 2012

CARRETERA CASTELLNOVO


La Diputación de Castellón se olvida de la carretera de Castellnovo.


EL PRESIDENTE YA INFORMÓ A LA ALCALDESA
QUE NO SE HARÍA LA CARRETEA

El más absoluto desprecio de la Diputación Provincial de Castellón,  por la carretera CV-200 entre Castellnovo y Segorbe se puede contemplar estos días, en los que esta vía presenta su peor estado de abandono y de dejadez. Al dificultoso trazado hay que añadir que este año ni siquiera se han limpiado las cunetas y no se ha eliminado la maleza  que todavía estrecha más si cabe, esta peligrosa carretera.

Esperamos que tras esta denuncia alguien del ayuntamiento de Castellnovo, sea capaz de levantar el teléfono y llamar a la Diputación de Castellón y pedir que al menos limpien las cunetas, tal  y como han hecho en el tramo que se corresponde con el término de Segorbe.

No se trata sólo de la mala imagen que produce y  del agravio comparativo que supone que en una parte de la vía se haya procedido al desbroce de las cunetas, mientras la parte de Castellnovo se haya olvidado y no haya hecho nada. Se trata  de evitar el peligro que supone tener una carretera en estas condiciones, ya de por si estrecha y peligrosa.

Hay que destacar  el cruce con la carretera en dirección a Peñalba, donde los árboles no permiten ningún tipo de visibilidad, convirtiendo esta intersección en un punto especialmente peligroso.

Cabe recordar que en esta carretera se producen constantemente accidentes, sin que nadie esté haciendo nada para evitarlo. Ni siquiera se advierte de la peligrosidad de la vía, pues el cartel informativo fue eliminado rápidamente por la alcaldesa, el primer día de su mandato, asumiendo con ello una grave responsabilidad de lo que pudiera ocurrir en caso de accidentes.

Por otra parte en el término municipal de Castellnovo, los caminos rurales también ofrecen un aspecto lamentable, pues además de la falta de conservación de los mismos, este año tampoco se han limpiado  las orillas de los mismos y las plantas y brozas ocupan parte del camino, estrechándolo y estropeándolo cada vez más. En algunos puntos, como en el camino del Hondo, las ramas incluso golpean los vehículos que intentan transitar por él.

Podemos recordar que antes, todos los años se llevaba a cabo un tratamiento de pulverizar los caminos rurales, e incluso se acaban cortando las brozas y mantenido los caminos en las mejores condiciones posibles.